5/6/14

De temores y otros infiernos...

Si hay una palabra tabú entre nosotros suele ser el MIEDO, un temor a cualquier cosa que nos convierte en seres vulnerables, nos achica intelectualmente y, la mayor parte de las veces, nos chupa la energía. El miedo nos vence: por la noche cuando éramos pequeños nadie nos enseñó a no temer, nos facilitaban una lucecita para conciliar el sueño sin que las sombras asomaran sobre nuestra cama o nos cerraban los armarios de par en par para que los monstruos no entraran, como en Monstruos S.A.. Nos han ensañado a dejar los miedos en el fondo de la maleta, no a desempaquetarlos y afrontarlos.

Os dejo un  texto muy breve que escribió una amiga, la misma que colaboró en el post anterior, en el que habla de los temores y de lo que estos nos pueden hacer:

"Cuando nada parece tener solución, cuándo todo parece oscuro: esos momentos en los que piensas que no vales nada y que tú vida no puede ir a peor, aunque no lo creas encuentras una salida. Algo a lo que agarrarte, una especie de pilar. Este pilar del que he comenzado ha hablar puede ser cualquier cosa, aunque en la mayoría de los casos suelen ser personas; personas que aparecen en tu vida aportando muchas cosas y que dan fuerzas, alegría y vitalidad. Pero, de repente, te entra miedo, y tú vuelves a la oscuridad del pozo del cual esa persona consiguió sacarte por culpa de temores de los que no nos atrevemos a hablar por culpa del propio miedo."

No sé cuántos años tienes pero el miedo es algo que no nos va a soltar nunca, somos nosotros los que debemos darle el lugar que le corresponde, es decir, meterlo en el bolsillo y olvidarle de vez en cuando. Eso no quita que se esfume o que no te lo vuelvas a encontrar, ya que estando en el bolsillo puedes sacarlo como quien se encuentra una moneda o un papel de chicle.

Así que no te diré que no tengas miedo, pero te diré que no dejes tu vida por el miedo.

Y vosotros, ¿soléis tener miedo por las noches?, ¿conocéis vuestros temores y reconocéis lo que éstos os hacen?, ¿habéis cometido errores por miedo al propio miedo?

Espero que reflexiones y me dejéis vuestras experiencias. Compartir miedos es un avance enorme en nuestro convivir. Si os animáis con el post quizá os hable de mis miedos.


Si aún no conoces mi blog de literatura , ¿a qué esperas para echarle un vistazo?

28/4/14

Marea de pensamientos

Queridos lectores, hoy os traigo un post más fuerte que el anterior, y es que una gran amiga mía ha decidido colaborar con el blog publicando textos que ha escrito en una muy mala situación.

"Darte cuenta que cada vez estás peor, que hasta una señora mayor tiene más vida social y más ganas para vivir que tú. Es triste que con tan solo 19 años esté así. Muchos pensaréis o me diréis que tengo mucha vida por delante y que no me rinda, que siga luchando, pero os diré que lo único que puedo hacer es acostumbrarme a esta vida. A ser una amargada. ¿Llegará un momento en el que consiga mejorar, avanzar y, digamos, dejar de ser una amargada? Lo dudo mucho la verdad. ¿Y quién va a querer estar con una amargada como yo? Lo llevo claro si pienso que a alguien le gustaría que fuera su novia, solo me querrán para un momento, para echar un polvo de vez en cuando o como amiga. Y así es mi vida con tan solo 19 años. Qué triste. Parece mentira que haya cobrado tanta importancia en mi misma, después de todo el esfuerzo de mi madre para no llegar a esto durante toda mi infancia y, mira por donde, he llegado a ese punto e incluso lo he sobrepasado. Cómo me gustaría viajar atrás en el tiempo y ser diferente para no llegar a este extremo. Pero bueno, ahora ya no se puede hacer nada, solo puedo acostumbrarme a vivir así y a estar sola"

Mi amiga, a la que no nombraré por intimidad, tiene muchos problemas: tiene una situación en su casa muy poco acogedora y unos problemas de alimentación que le han llevado al punto de ingresar en el hospital.
En su texto ella está cansada de vivir. Describe con amargura su tristeza, que con 19 años, le impide disfrutar como debería hacerlo toda joven universitaria. 

Pero no quiero que os quedéis en este texto, quiero ir más allá. A pesar de haber escrito que quién iba a querer a alguien como ella y de hacer hincapié en ello muchas veces, hacerme caso, mi amiga goza en estos instantes de una relación bonita con un chico que, aunque no le conozco, es encantador. Y aunque la situación en su casa no ha mejorado, ella lucha diariamente para ser una universitaria y no una chica que se sienta en la esquina de la cama dejando la vida en un segundo plano.

Y esto, queridos lectores, es lo que os quería decir con este post: que por muchos problemas que tengamos, TODOS pueden ser llevados de forma más positiva. Debemos tomar conciencia de ello, sentarnos a hablar con nosotros mismos e intentar buscar el problema, y una vez ahí saber decir: Sí, me pasa esto y quiero mejorar. Entonces a partir de ese momento, todo será más llevadero, que no es lo mismo que fácil

Fuerza de voluntad y perseverancia. Que vida solo hay una, y los años nos hacen más sabios y más respetuosos con nosotros mismos.

Espero que os haya servido la entrada, por no hablaros desde mi experiencia siempre os he querido mostrar este texto tan íntimo. Y vosotros, ¿pensáis que nadie os va a querer?¿pasáis demasiado tiempo en el sofá o en la cama pensado, pensando y pensando en vez de salir a la calle y relajar vuestra propia mente?

-Agnes

21/4/14

Escribe, escribe, escribe

Después de pasar una temporada realmente caótica, de mantener la mente encerrada bajo llave en la torre más alta de mi cabeza, he logrado respirar y liberarme -un poco-Ya era hora de volver a escribir aquí, de ayudar a los que necesitan de unas letras desconocidas un par de consejos para lograr lo que creen que no pueden conseguir ( que por si no lo sabías, si puedes).

Como he abandonado mucho esto no espero tener demasiados lectores ni comentarios por el momento, así que he decidido hacer una entrada sencilla, con el consejo más simple que os puedo ofrecer. Mi principal modus operandi: escribir. Escribir para uno mismo es sano. Es saludable para la mente y para el alma, es bueno para mejorar la escritura de cada uno, y para liberarse. 

No todos los problemas se arreglan escribiendo, pero la mayor parte de ellos se minimizan, como la pantalla de un ordenador. Escribir lo que te ha pasado durante el día, como un Diario, es bueno para conservar recuerdos, para anotar datos importantes para que perduren, para desfogarse, para evitar decirle a esa persona algo que puede derivar en un conflicto o para enseñar un discurso que ansías decirle a tu padre, madre, hermano, hermana, novio, novia, amigos, o incluso a tu profesor o a tu jefe. Escribir siempre es bueno para la mente, para pensar con claridad, para leer posteriormente lo que has escrito con tanto ímpetu y darte cuenta de que en realidad estabas muy equivocado o lo bien que hiciste en tomar una u otra decisión. 

Como a mi me encanta escribir, es la forma más sana que tengo de expresar mis sentimientos, no solo tengo un Diario o un cuaderno, sino más de diez. En la imagen que os adjunto podéis ver 6 de mis queridas libretas, de ellas destacan:

3. Diario de amores, la empecé con 15 años y tiene muchas páginas escritas. He querido utilizar este Diario para relatar mis días pensando en X persona o estando a su lado. 
4. MI DIARIO, Tom Marvolo Riddle, como buena amante de Harry Potter, mi frikismo no tiene límites, utilizo este precioso confidente para escribir lo que siento día a día, incluso incluyo dibujos y fotografías o canciones que plasman lo que siento, sin necesidad de tener que escribir.
5. El Diario de sueños. Como tengo muchas pesadillas un día decidí comprar esta libreta y escribir al levantarme todos esos sueños feos que rondan por mi cabeza durante todo el día. A parte de escribir pesadillas, relato los sueños bonitos que merecen ser plasmados, más de una vez me ha salido una historia para un futuro relato.
6. El Cuaderno Rojo. Esta libreta, regalo de un viaje a California, contiene prácticamente lo mismo que la Caja de Pandora, versión mi mente. Contiene cada agonía que he pasado y sigo pasando con los problemas de alimentación.  



A parte de estas libretas, tengo cuadernos bonitos de viaje, libretas que siempre llevo en el bolso para escribir en cualquier parte, journals de fotos, aventuras, viajes y dibujos, etc. En un futuro adjuntaré imágenes de los PhotoJournals que yo misma hago y de los cuadernos de dibujo.

El fin de esta entrada, que me ha salido más larga de lo que pensaba, es que sepáis que no hay que sentarse en el sofá a comer chocolate para esperar a que pasen las penas. Si hay un remedio más sano que hincharse a chocolates y helados, es escribir lo que sientes, explayarte en tus pensamientos, merodear por ellos, NO censurarlos, ya que es lo que hacemos cuando nos sentamos a intentar paliar la depresión con películas, canciones, chocolatinas, galletas y helados. 

Espero que os haya servido la entrada, si tenéis Diarios o cuadernos donde escribís vuestras sensaciones y preocupaciones os animo a que sigáis con ello y a que me dejéis un comentario contándome para qué los utilizáis, y si no los tenéis, ¿a qué estáis esperando?

-Agnes